La caja de ver, oír y decir

Formación en Comunicación

 

Palabras, sonidos, silencios, cintas con audios, imágenes fijas y en movimiento en una caja de herramientas para decir, escuchar y ser parte.

Está en marcha el curso caja de Herramientas: Formación en comunicación con organizaciones sociales, que desde 2010 el Programa de Comunicación de Extensión Universitaria desarrolla, con el objetivo de fortalecer el trabajo de la Universidad con organizaciones sociales y potenciar la transformación de ambos espacios.

Cómo se arma la caja


Estudiantes de diversas disciplinas participan junto a distintas organizaciones sociales (cooperativas, sindicatos y centros sociales) con la idea de trabajar sobre algunas problemáticas y necesidades relacionadas a la comunicación. 

En el curso se tratan semanalmente contenidos teóricos vinculados al trabajo de campo. En la edición 2012 se incorporarán a estas instancias integrantes de organizaciones. Al inicio de la propuesta las organizaciones “demandantes” explicitan cuáles son los temas que creen que se podrían trabajar. Los estudiantes se forman en subgrupos, optan por una organización donde desarrollar su práctica y comienzan su trabajo. En este proceso son acompañados por un docente que orienta la tarea.

Cuando los estudiantes llegan a la organización comienza una etapa de indagación y acercamiento a cada espacio para profundizar sobre los primeros planteos que hacen las organizaciones. Una vez que esta etapa se cierra, organizaciones y estudiantes acuerdan dónde centrar su trabajo y a qué temas darle prioridad. Son diversas las temáticas que surgen y las propuestas que se piensan como alternativas para iniciar nuevos procesos de comunicación más adecuados a las necesidades de las organizaciones.

Por otros medios

Cuando pensamos en comunicación quizá nos surja demasiado pronto una idea asociada a  medios tecnológicos, a un emisor que arma un mensaje para otro que lo recibe, y quizá luego nos surja pensar en comunicación como un proceso de diálogo donde todos somos emisores y receptores de mensajes.

Desde las concepciones teóricas que dan forma a Caja de Herramientas, y desde las prácticas de los estudiantes con las organizaciones, se intenta entender a la comunicación centrada no en medios transmisores de información, sino en procesos de creación de contenidos que buscan generar intercambio, abrir un diálogo, recibir una respuesta, hacerla propia y devolverla.

Las organizaciones tienen especial preocupación por transmitir cuáles son sus acciones y cuáles sus logros y poder vincular así a otros que se sumen en una construcción colectiva: “El principal problema es encontrar un medio de comunicación que sea a la vez informativo, formativo y que logre un adecuado retorno de participación y movilización por parte de los trabajadores, fundamentalmente de aquellos que están afiliados.” **

En este sentido, los estudiantes buscan transmitir la necesidad de pensar la comunicación como estrategia y la importancia de considerar al otro a quien se quiere llegar. A veces se elaboran mensajes sin indagar previamente en las necesidades de los destinatarios, sin conocer sus características, qué piensan y qué desean y sin considerar que los sujetos puedan identificarse en el mensaje y reconocerse como parte del colectivo. Si se piensa a los destinatarios como coautores de los mensajes, se logra quebrar el esquema habitual de comunicación y los receptores pasan a ser también emisores. 

Pensar en involucrar a otros es pensar en la construcción de espacios que habiliten el diálogo, espacios de circulación de la palabra, donde se pierda la centralidad de la opinión y se tomen decisiones por consenso. Los estudiantes, desde su visión externa a la organización y con una  postura crítica y cuestionadora, intentan problematizar prácticas que se han internalizado como habituales y generar un movimiento en este sentido.


Donde convergen

Caja de Herramientas se piensa como una propuesta curricular diferente para los estudiantes que deben enfrentar el desafío de involucrarse a problemas reales, salir del aula, tomar la teoría y enfrentarla a la práctica. El desafío es también para las organizaciones en un trabajo sostenido con los estudiantes que implica repensarse, mirar sus acciones y proponer cambios.

En este proceso se busca conjugar expectativas, por un lado las de las organizaciones en cuanto a lograr respuestas a sus necesidades puntuales, y por otro las de los estudiantes en cuanto a cumplir con el trabajo en un tiempo marcado por lo curricular; y esta conjunción genera tensiones: “Para un estudiante, su mayor preocupación es analizar, estudiar, encontrar cosas nuevas, usar su cabeza y su razonamiento. Para un trabajador, donde en sus ocho, doce o dieciséis horas diarias, está abocado a satisfacer sus necesidades básicas y llevar plata a la casa, es muy difícil darse tiempo para mejorar. ***

Quizá el mayor desafío para una experiencia de formación como la de Caja de Herramientas sea equilibrar estas tensiones y lograr prácticas que generen movimientos positivos a la interna de las organizaciones para que éstas puedan fortalecerse; y encontrar la forma de replicar espacios en la Universidad que, junto a la sociedad, piensen cómo desarrollar procesos comunicativos en los que primen el diálogo, el intercambio y la construcción colectiva.


* En 2011 participaron el Sindicato Único de la Aguja (SUA), la Organización Nacional de Obreros del Dulce y Ramas Afines (ONODRA), el Centro Social El Galpón de Corrales y dos sindicatos pertenecientes a la Federación Uruguaya de Empleados del Comercio y Servicios (FUECYS): Unión Nacional de Trabajadores de la Seguridad (UNATRASE) y trabajadores de Atento.
** Extraído de la demanda elaborada por la FUECYS para Caja de Herramientas.
*** Palabras de un trabajador de UNATRASE en la jornada de evaluación y cierre de Caja de Herramientas 2011.


Imagen principal: 
Destacado: 
No Destacado