Cooperativismo y Asociativismo

Acompañamiento a procesos cooperativos, asociativos económicos populares

Agroecología y soberanía alimentaria

Marco general:
Este núcleo de estudios se conforma a partir de las experiencias acumuladas en nuestro país y la región, en los últimos diez años. Los conceptos de Agroecología y Soberanía Alimentaria son relativamente novedosos, hablamos de la década del 70 para el primero, y fines de los 90 el segundo. En Uruguay, se despliegan con fuerza, a partir de la crisis económica y social del año 2002, donde la emergencia alimentaria se hizo presente, dando visibilidad a la fuerte dependencia de muchos sectores para el acceso a los alimentos y su consumo. Esto hace que desde diferentes colectivos vinculados al trabajo y la acción política en el marco de esta emergencia (el movimiento estudiantil organizado, ONG's, y programas y proyectos universitarios, por ejemplo), se comenzaron a rescatar y plantear estos conceptos en lo conceptual, en lo político, así como en las propias prácticas de producción de alimentos.

El núcleo de estudios tendrá su anclaje en la actual Unidad de Estudios Cooperativos, pero establecerá líneas de trabajo permanentes con otros espacios universitarios que se vienen constituyendo sobre las temáticas ejes del mismo.

Sobre la agroecología y la Soberanía Alimentaria:
En el marco del trabajo en extensión rural, la agroecología resulta una herramienta fundamental para generar alternativas de superación de la agricultura familiar y el campesinado. Surgida desde los propios movimientos de estos sujetos, rescatando sus saberes ancestrales y generando hibridaciones tecnológicas con conocimientos de técnicos aliados (Sevilla Guzmán, 2013), se presenta como una propuesta política con sus correlatos tecnológico – productivos de base local. Asimismo, la perspectiva agroecológica se apoya en los diversos procesos colectivos y asociativos ensayados históricamente por los campesinos y agricultores familiares, y que han sido motivo del accionar desde Extensión Universitaria en el medio rural.

Por otra parte, el concepto de Soberanía Alimentaria fue construido e impulsado por la organización Vía Campesina, y por esta organización es definido en la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996 como:
“el derecho de los pueblos a alimentos sanos y culturalmente adecuados, producidos mediante métodos sostenibles, así como su derecho a definir sus propios sistemas agrícolas y alimentarios. Desarrolla un modelo de producción campesina sostenible que favorece a las comunidades y su medio ambiente. Sitúa las aspiraciones, necesidades y formas de vida de aquellos que producen, distribuyen y consumen los alimentos en el centro de los sistemas alimentarios y de las políticas alimentarias, por delante de las demandas de mercados y empresas. La soberanía alimentaria da prioridad a la producción y consumo local de alimentos. Proporciona a un país el derecho de proteger a sus productores locales de las importaciones baratas y controlar la producción. Garantiza que los derechos de uso y gestión de tierras, territorios, agua, semillas, ganado y biodiversidad estén en manos de quien produce alimentos y no del sector empresarial. Así, la implementación de una auténtica reforma agraria constituye una de las prioridades del movimiento campesino”.

A partir de esta definición, las acciones de las organizaciones campesinas sobre la cuestión de la producción de alimentos entonces, se han reorientado tomando a la Soberanía Alimentaria como una primera plataforma para la construcción de una fuerte soberanía o autonomía política. Se reafirma con ella la lucha para alcanzar el bienestar de los pueblos, y se reafirma además, el derecho de producir y consumir alimentos sanos y suficientes, adaptados a nuestra propia cultura y forma de vida, desde una perspectiva de derechos y otros relacionamientos éticos.

Contacto para comunicaciones:

Gabriel Picos (Psicología): gpicos.uy@gmail.com
Walter Oreggioni (Agronomía): woreggioni@gmail.com
uec@extension.edu.uy