Salú SUTAA!

 

En medio de una fuerte tormenta, bajo el techo del parrillero del salón comunal El Timbó -en Río Branco, Cerro Largo-,  se realizó en la noche del domingo una nueva jornada de trabajo entre el Sindicato Único de Trabajadores del Arroz y Afines -SUTAA- y el equipo de extensión. Fue éste un encuentro muy especial...

Corren tiempos difíciles para la organización de los trabajadores en Río Branco. La presión antisindical ha venido en aumento en los últimos meses, generalizándose a un número importante de las pocas empresas y ramas de la economía en las que los trabajadores han podido organizarse en sindicatos, teniendo como punto máximo el despido injustificado del Presidente del Grupo de base local del SUTAA en mayo de este año, luego de meses de persecución sindical.


Pero la historia se escribe permanentemente, y desafiando al tiempo y al espacio, los trabajadores organizados de Río Branco se solidarizaron y salieron por primera vez a la calle, marchando y exigiendo el reintegro del compañero. Y a pesar de que en primera instancia la jueza local planteó no encontrar pruebas suficientes, el tribunal de apelaciones aceptó por unanimidad el recurso de amparo por Persecución Sindical, y el trabajador fue reintegrado a su puesto. Pero la presión sigue, y esta historia ya tiene nuevos capítulos...

Bajo la tormenta se desarrolló una nueva instancia para seguir trabajando -al igual que en estos meses- sobre la salud de los trabajadores. Recuperando la tradición de los obreros italianos de la década del 60' que desarrollaron un modelo de trabajo en salud colectiva basado en la consigna de "no delegar la salud", y apostando al conocimiento que los obreros tienen de su tarea como protagonistas del proceso productivo, se avanzó en el análisis de los procesos protectores y destructivos de la salud, en base a la reconstrucción del proceso productivo e identificación de los riesgos en salud realizada en las instancias anteriores. Esta tarea apunta a construir nuevas herramientas del Sindicato para transformar las condiciones de trabajo y la relación de éstas con la salud de los trabajadores y sus familias.

La buena noticia llegada desde el tribunal de apelaciones, nos permitió acompañarnos en esta instancia de la sabia presencia del fuego y el alimento en ese lugar construido por el Sindicato, y celebrar por estas nuevas construcciones que de a poco comienzan a generar nuevas posibilidades para los trabajadores.

La tormenta, las reflexiones y la realidad siempre en movimiento nos ayudan a recordar la importancia siempre vigente de cuidar las herramientas y defender cada paso conquistado por la unión de los trabajadores. Conquistas que dan fuerza para seguir caminando.

El postre fue endulzado por el dulce de leche de cabra "producto de la lucha" del Movimiento Campesino de Santiago del Estero por la Soberanía Alimentaria, traído en su 20° aniversario desde los secos parajes de Qumilí, donde queman otros soles; pero eso ya es historia para otro artículo...


Nicolás Frank